ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «La mujer del chatarrero» (***): Crónica urgente del desguace

Crítica de «La mujer del chatarrero» (***): Crónica urgente del desguace

Denis Tanovic empuña con fuerza una historia sencilla, humana, diminuta, sobre una familia gitana en Bosnia

D�a 21/02/2014 - 11.17h

El director bosnio Danis Tanovic tiene dos manos, una para coger los premios (hasta el Oscar con «En tierra de nadie») y otra para agarrar bien al espectador. En «La mujer del chatarrero», que ya ganó el Especial del Jurado y el de mejor actor en el Festival de Berlín de 2013, empuña con fuerza una historia sencilla, humana, diminuta, sobre una familia gitana en Bosnia y su tragedia cuando la mujer, madre de dos hijas y embarazada, necesita una operación de urgencia y no tiene la cartilla sanitaria imprescindible ni la desorbitada cantidad de dinero que le piden.

La historia es tan real que son los propios personajes que la sufrieron quienes la interpretan, Senada Alimanovic y Nazif Mujic, el marido y tan chatarrero que desguaza un par de coches ante la cámara con la misma rutina y pericia que los «guaza» una cadena de montaje. Se aprecia en la piel de la película que Tanovic se ha impuesto en hacerla la misma escasez y urgencia que la que empuja a sus protagonistas, y no pierde tiempo en adornos ni en posturas para colocar el drama, que ya viene colocado, que es seco, frío, metálico, con regusto a chatarra y despiece social.

Y tal vez ese esparto narrativo, ese «directo» de Tanovic, le impide a la historia tener el mullido acomodo en el sufrimiento que buscan algunos espectadores para digerir la desdicha, pero a cambio le proporciona el duro y doloroso asiento de lo que apesta a la peor realidad.

Comentarios