ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Dom Hemingway» (***): Un tipo duro de pelar

No sólo es un placer reencontrarse con él, sino que sus escenas con el protagonista son de lejos lo mejor de la función: son impecables e hilarantes ejercicios de «dobles»

D�a 23/05/2014 - 10.12h

Jude Law no es el primer actor en quien pensaría un director de casting para hacer el papel de un macarra irredento y chillón, pero aquí pulveriza ese prejuicio desde el mismo primer plano de la película, que es una suerte de versión verborreica del famoso «Blow Job» de Andy Warhol (no daremos más detalles).

En un claro acto de irresponsabilidad por parte de las autoridades penales, a Dom Hemingway, que tal es el sonoro nombre del ruidoso personaje que hace Jude Law, le mandan a la calle después de pasar doce años en prisión, pero este recluso no parece haber aprovechado ese tiempo para hacerse abogado o iniciar una carrera literaria acorde con su apellido: sólo le preocupa ajustar unas cuantas cuentas pendientes y reunirse enseguida con un viejo compinche, encarnado por un actor por el que sentimos debilidad, Richard E. Grant (búsquenle en una película de culto titulada ?Withnail and I?).

No sólo es un placer reencontrarse con él, sino que sus escenas con el protagonista son de lejos lo mejor de la función: son impecables e hilarantes ejercicios de ?dobles? en los que Jude sube a la red y Richard juega desde el fondo, devolviendo todos los golpes. En estos duetos cómicos y absurdos es en donde mejor se regula el exceso de una trama tan descontrolada como el propio Hemingway aunque en el fondo, y esto se veía venir, lo que quiere contarnos la película es que este tipo duro de pelar tiene su corazoncito.

Comentarios