ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «A 20 pasos de la fama» (***): Las chicas del coro

Da gusto, y les honra, ver a megaestrellas de poca o regular voz (Byrne, Bowie, Bruce) ceder el foco a verdaderas cantantes

D�a 23/05/2014 - 10.12h

Este gozoso y emocionante documental musical es el resultado de una sencilla operación digna de aquella escuela psicológica de la gestalt, consistente en trocar la figura por el fondo. A saber, dejar de fijarse por una vez en las figuras, o figurones, de la música pop y centrarse en las personas que, a distancia, les hacen las voces: literalmente, las chicas del coro.

Da gusto, y les honra, ver a megaestrellas de poca o regular voz (Byrne, Bowie, Bruce) ceder el foco a verdaderas cantantes. Como dice Sting, que sí canta bien aunque sea un poco pesado, la fama no es cuestión de talento. Ninguna de estas secundarias, y a menudo ladronas de planos (acústicos), triunfó como cantante solista: si bien Darlene Love (musa de Phil Spector) o Merry Clayton aún nos suenan a los amantes del pop negro, otras como Lucy Fischer o Judith Hill son grandes desconocidas.

Su historia no es la de un fracaso vital o artístico; estas mujeres la cuentan desplegando todo su generoso amor por la música, confesando que quizá no tienen madera de solista estelar, que son intérpretes más que artistas completas. Y se acaba revelando que la cantera es el gospel, algunas de ellas son hijas de un predicador (como Aretha) y un clímax de la película (pero hay más, está llena de música) es la versión que hacen de la espiritual ?Lean On Me?, del gran Bill Withers: al verlas cantarla en plan cuarteto recordamos que la clave de su trabajo vocal, la llamada y respuesta, procede de formas ancestrales de la música negra.

Comentarios