ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Solo los amantes sobreviven» (**): Aburrimiento eterno

Artilugio pseudofilosófico sobre lo aburrida que es la eternidad del vampiro, en el tono de un «gran» chiste sobre la nadería existencial de sus protagonistas

D�a 13/06/2014 - 06.27h

La libertad con la que Jarmusch ataca los géneros es clásica (clásica en él, me refiero) y es capaz de diluir en el agua de su estilo el western, el negro, el romántico y, ahora, el cine de vampiros. No ha agotado su imagen de extraño en el paraíso, pero, el mucho tiempo, como a sus vampiros, le ha convertido en un autor de metáfora baja, de humor flojo, de cita supuestamente erudita y de narrativa impostada.

«Sólo los amantes sobreviven» es un artilugio pseudofilosófico sobre lo aburrida que es la eternidad del vampiro y funciona (si funcionara) en el tono de un «gran» chiste sobre la nadería existencial de sus protagonistas, chistosamente llamados Adán y Eva (Tilda Swinton y Tom Hiddleston, en diseño de contraportada de revista).

El argumento consiste en escucharles opiniones polvorientas y cargantes sobre las lecturas y músicas de Jarmusch, y en recorrer con el clima habitual las afueras de Detroit y las callejuelas de Tánger... Vale que el mundo toca techo y que el hastío otorga una cierta clase, pero, ¿hay que ir al cine a experimentarlo?

Comentarios