ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «La cueva» (***): Verano más negro que azul

El miedo lo acentúa la valentía perversa del director, que escatima en iluminación hasta la racanería. La angustia era esto

D�a 11/07/2014 - 01.51h

Hay dos clases de público: el que busca emociones fuertes y el que no quiere sufrir ni cobrando. Si el lector encaja en el segundo grupo, es mejor que no se acerque a los cines en los que proyectan la primera película de Alfredo Montero. El también director de foto es un tipo retorcido que nos introduce junto a cinco jóvenes en un laberinto de grutas que no pueden conducir a nada bueno. El género «espeleológico» tiene antecedentes tan visitados como la aventura de Pancho en la Cueva del Gato Verde, en «Verano azul» y otros menos conocidos, como la interesante película británica «The descent», en la que eran seis las chicas con ganas de explorar el infierno. Por supuesto, los protagonistas de «La cueva» no aprenden de James Franco en «127 horas» y cometen todos los errores del manual.

Tras un inicio dubitativo, Montero y los actores se crecen en las estrecheces, con el buen gusto añadido de esquivar tentaciones fantásticas y minotauros. Las grutas de Formentera son un escenario suficientemente sobrecogedor, por lo menos desde dentro. El miedo lo acentúa la valentía perversa del director, que escatima en iluminación hasta la racanería. La angustia era esto.

Comentarios