ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «El protector» (*): Cine de género

Hay actores nacidos para secundarios, no para cargar con una película entera sobre sus hombros

D�a 05/08/2014 - 12.00h

Hay actores nacidos para secundarios, no para cargar con una película entera sobre sus hombros, por muy anchos que los tenga. Jason Statham, eficaz como lacónico dispensador de yoyas pero inexpresivo como un armario, es sin duda uno de ellos. Aquí es el protagonista, lo que tiene consecuencias.

Ninguna chance de diálogos elaborados, por Dios, ni de desarrollar ninguna relación dramática o sentimental: la película cumple en ambos apartados, siendo curioso que todas las mujeres que rodean al bueno de Jason, hasta las antagonistas, den lo mejor de sí mismas al contacto con él.

Por otro lado, además de exigir buenas dosis de acción, un protagonista-luchaco deja más espacio para que los villanos se crezcan y ostenten su maldad como la joroba de Ricardo III o la sonrisa de Joker (por poner un ejemplo más culto); pero esta sí es una oportunidad perdida por los responsables de la película, entre los que figura el guionista y productor Stallone... Ah, ya, haber empezado por ahí: este thriller es tan malo como los que suele (a)tentar el amigo Sly, que aquí ha intentado aplicar lo mejor que aprendió en ellos. A saber, una trama tirada con plantilla del género justiciero que generaciones enteras de astros curtidos en el gimnasio nos han hecho padecer, con un argumento predecible como la siguiente canción de M80. Habrá quien vea en esto un retorno a los placeres de la serie B: se merece escuchar a Bonnie Tyler o Phil Collins en bucle durante dos días.

Comentarios