ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Viajo sola» (**): Trabajo o familia

La película pierde en interés lo que gana en moralina: no es bueno que la mujer esté sola

D�a 01/08/2014 - 12.16h

Irene tiene un trabajo especial: es inspectora de hoteles de lujo, cuya puntuación valora alojándose de incógnito en ellos para luego elaborar un informe. Es un oficio muy cinematográfico, porque trata de la observación (y el cine es un arte de mirar) y porque se despliega en vistosos y suntuosos entornos que no pisa el común de los mortales.

Pero, claro, eso daría sólo para un documental (más bien atípico, pues es este un género de ?pobres? no de ricos) con lo cual hace falta buscarle una vida, un conflicto dramático, o algo, a la protagonista.

La realizadora -hija del histórico actorUgo Tognazzi, por si a alguien le importa- decide darle no una vida sino una falta de vida, como si fuera un friqui pero mejor vestida: con un oficio nómada no se puede mantener una familia.

Esa historia, la de la soledad de esta viajera solitaria y misteriosa, la de sus relaciones con quienes podrían completar su existencia, está contada de forma más bien poco estimulante, pese a las ganas que le echa Margherita Buy, otra histórica del cine italiano. Y así la película pierde en interés lo que gana en moralina: no es bueno que la mujer esté sola, sobre todo si es por anteponer el trabajo a las razones del corazón?

Comentarios