ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Lucy» (**): Scarlett Johansson es buena y está inteligente

Crítica de «Lucy» (**): Scarlett Johansson es buena y está inteligente

El desmadre argumental del guión procura mucho divertimento a la historia, que mezcla la acción con la ciencia ficción y la seriedad con la pachanga

Día 22/08/2014 - 12.00h

Según Morgan Freeman, que es el científico de esta historia, el ser humano sólo utiliza el diez por ciento de su capacidad cerebral, lo cual, y visto el panorama general, lo convierte en un científico optimista. Y será el personaje de Lucy, que interpreta Scarlett Johansson, la que nos vaya descubriendo a los espectadores qué pasa cuando alguien consigue utilizar su cerebro en toda su potencia. Hay que felicitar al director de la película, el francés Luc Besson, por elegir como ejemplo de hiperdesarrollo cerebral a una actriz como Johansson, a la que nadie hasta ahora había caído en la tentación de medirle el seso, y de la que hay que decir que brinda una interpretación tan fría como la panza de un pez.

El desmadre argumental del guión procura mucho divertimento a la historia, que mezcla la acción con la ciencia ficción y la seriedad con la pachanga? Desde las primeras escenas, en las que Lucy es una gacelilla a punto de ser devorada por un guepardo (el montaje paralelo e ideológico de Besson es francamente naïf), hasta que la banda coreana de fascinerosos se mueve armada por París como si en París hubiera algo gratis?, todo resulta sonoramente artificial, pero es el sello Besson, alguien que sabe construir una carpa de circo en el interior de una película.

Lo mejor de Lucy es la perplejidad visual que ofrecen muchas de sus escenas, en las que el tiempo y el espacio se mezclan gracias al superpoder del coco de Scarlett Johansson y su capacidad de voltear lo real con el mismo dedo que uno voltea la pantalla de su móvil?

Funciona, digamos, lo que tiene de lucubración del espacio, del tiempo y de sus otras varias dimensiones, pero se desmorona por completo con la banalidad de ?los malos?, dirigidos por ese actor con cara de comer hígado crudo que es Choi Min-sik (el de ?Old boy?). Como resumen, se podría decir que es una película muy recomendable para la siguiente hora y media, y que entretiene un poco a lo hueco con los mismos elementos que Terrence Malick utilizaba, a lo compacto, en ?El árbol de la vida?. Cada uno usa su cerebro como puede.

Comentarios