ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Blue ruin» (***): Un día de furia

Crítica de «Blue ruin» (***): Un día de furia

La víctima que se convierte en vengador no se calienta en ningún momento con la misión que se autoencarga y que hasta el final le repugna por entero

D�a 31/10/2014 - 06.31h

Un thriller de revancha -un hombre se venga del asesino de sus padres- como hemos visto miles. Pero tiene una serie de rasgos que lo distinguen de ese subgénero que es como el cine policíaco de procedimiento, pero centrado en la minucia del que se toma la justicia en mano propia, no en la pesquisa del agente de la ley. Primero, es una producción barata y sin grandes despliegues de acción física: no sé si el limitado presupuesto es la razón de que logre evitar hacer un espectáculo de la violencia, pero se agradece igualmente. No escasean los muertos, pero todos «duelen» ahí? donde tiene que doler.

En segundo lugar: la víctima que se convierte en vengador no se calienta en ningún momento con la misión que se autoencarga y que hasta el final le repugna por entero. Esto era sin duda lo más importante y lo más delicado, salvo que los autores quisieran hacer una de Bronson, Van Damme o similar. No aparece por ningún lado una posible lectura semejante, no sólo por la anemia vital del protagonista que nos evita cualquier alegría por el estilo (Tarantino echaría de menos algo de humor, aunque lo grotesco no escasee aquí tampoco), sino porque parece claro que esta película tiene en mente alguna moraleja sobre una sociedad en la que las armas circulan con tanta facilidad. «Producción para consumo», como decían en «Primera plana»; y el «consumo» de pistolas lo que engendra es sangre, como la que acaba empapando al protagonista.

Comentarios