ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Big Hero 6» (****): El primo de Zumosol

Crítica de «Big Hero 6» (****): El primo de Zumosol

Sorprendente fusión entre dos mundos sorprendentes, el de Disney y el de Marvel, que es como sentar a Spiderman a la mesa de la Dama y el Vagabundo y que también sorba del espagueti

D�a 19/12/2014 - 21.38h

Sorprendente fusión entre dos mundos sorprendentes, el de Disney y el de Marvel, que es como sentar a Spiderman a la mesa de la Dama y el Vagabundo y que también sorba del espagueti. Pura caricia sentimental entre estallidos de hierro y superpoderes, aunque los pesos de ambos mundos en la historia no estén del todo equilibrados: una primera mitad emocionante, reveladora de una fantasía entre la poética y la robótica, con tanta inventiva visual y tanto calado pasional como aquella primera parte de «Wall-E», y con la aparición de una estrella del cine, Baymax, un robot como un muñeco Michelín al que le hubieran quitado las ligaduras y que es un sucedáneo de madre, de doctor y de primo de Zumosol. La zona Marvel de «Big Hero 6» ocupa la segunda parte de la película, donde empiezan las bofetadas contra los supervillanos y donde se puede zampar la chiquillería el arsenal de palomitas. Todo un tramo entretenido, agitado y no batido, que cumple su función de catarsis o gaseosa abierta para toda esa profunda herida abierta en lo sentimental, en lo tecnológico y en lo mágicamente científico de la excelente primera parte.

Es la historia de Hiro Hamada, un chiquillo con un don para la robótica y su relación con su hermano científico y con sus amigos del Instituto Tecnológico de San Fransokyo (una ciudad equidistante entre lo occidental y lo oriental), pero sobre todo es la historia de esta pequeña eminencia con el robot que diseñó su hermano (Baymax) y con el que chocará el dedo como en la Creación de Adán de la Capilla Sixtina. Hay un enorme elogio en la película hacia la ciencia, la creatividad, la mejora de sí mismo y de lo que rodea? También hay ruido y trompicones, pero son divertidos.

Comentarios