ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «La conspiración del silencio» (***): Una ingenua perplejidad

Crítica de «La conspiración del silencio» (***): Una ingenua perplejidad

Hay aspectos de la Segunda Guerra Mundial, y posterioridad, que aparecen oscuros y opacos, capítulos del mayor drama humano que se nos escapaban

D�a 23/01/2015 - 04.36h

A pesar de los ríos de tinta (y sangre) vertidos, hay aspectos de la Segunda Guerra Mundial, y posterioridad, que aparecen oscuros y opacos, capítulos del mayor drama humano que se nos escapaban. Este relato habla de eso, de cómo toda una generación estuvo a punto de pasar de puntillas sobre lo que sus padres, familiares y amigos hicieron, a veces por ser cabeza de avestruz, otros por cobardía y muchos por vergüenza. La lucha que un joven fiscal alemán y su bufete iniciaron contra los crímenes que compatriotas realizaron es el tema de una película inteligente y atractiva, dotada de una honradez extrema, sin un ápice de falsedad y mucha valentía.

Es cierto que en ocasiones del relato la puesta en escena se enfría, no logra conectar todo el drama y el sufrimiento de las víctimas y la gelidez alemana amenaza con imponerse. Pero no acaba sucediendo: el volcán tapado en el cambio de la dorada chaqueta metálica por el traje gris del funcionario termina saliendo a la luz con más brillo de lo que se pensaba, aunque con menos del necesario.

Deslumbra también el paso de la ingenua perplejidad de los personajes, verdaderos desconocedores del genocidio, al espanto y horror que les conduce cada paso que dan, más y más cerca de un abismo que algunos ni siquiera sospechaban. Con un reparto más que capaz, el drama de Ricciarelli funciona con rigor despertando a toda una nación de esa amnesia colectiva que avergonzaba al mundo.

Comentarios