ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Blackhat, amenaza en la red» (**): Perdidos entre mil servidores

Crítica de «Blackhat, amenaza en la red» (**): Perdidos entre mil servidores

Mann intenta bajar a la arena, a pie de calle, para descifrar códigos, claves y contra claves, pero se pierde entre tanto vericueto

D�a 30/01/2015 - 09.05h

A Michael Mann le gusta meterse en estos berenjenales harto complicados, incluso en terrenos que no maneja con soltura. En realidad, poca gente es capaz de adentrarse en el mundo de las redes cibernéticas sin quedar atrapado entre miles de cables hasta perderse o perecer asfixiado. Pues algo de todo esto pasa en una historia confusa en la que los servidores van y vienen, te figuras lo que pasa pero no logras acabar de entrar de todo en la trama por lo complejo del tema tratado.

Mann intenta bajar a la arena, a pie de calle, para descifrar códigos, claves y contra claves, pero se pierde entre tanto vericueto y, una vez perdido él, nos perdemos todos. Como suele suceder en esta clase de historias, funcionan mejor los personajes que el guión. Sin ir más lejos la conexión entre Chris Hemsworth y Tang Wei da más calor a la película que todos los fuegos artificiales que cada rato manda incendiar Mann.

Otro anclaje prometedor es el del silencioso, taciturno y peligrosísimo secuaz del inquietante hacker que amenaza por doquier, un excelente Ritchie Coster que anuncia terror y caos solo con su presencia, antes incluso de que saque a pasear su formidable arsenal.

En suma, un proyecto bastante manido en los últimos tiempos, con una ejecución irregular y que pasa por altibajos a lo largo de todo su metraje (por cierto, innecesariamente largo y farragoso). Se deja ver pero, francamente, de alguien como Michael Mann siempre se espera más, por no decir que mucho más.

Comentarios