ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «The interview» (**): Gamberra caricatura

Crítica de «The interview» (**): Gamberra caricatura

No pasa de ser una parida universitaria en la que Franco se desmadra como siempre había soñado, camino de ser una especie de Johnny Depp sin freno ni control

D�a 06/02/2015 - 04.13h

Es probable que si el líder supremo echara un ojo por la cerradura de la casa de James Franco y sus amigos su enfado no hubiera llegado a tan altas cotas, entre otras cosas porque «The Interview» no es más que la prolongación de las fiestas gamberras y grouchianas que Franco monta de continuo con sus amigos Seth Rogen, Jonah Hill, Jay Baruchel o Michael Cera.

Vista la película, cuesta creer que la idea no partiera de una mañanera resacosa que sufriera la pandilla en sí. Algo así como «y si montamos una gamberrada con esto, esto y esto». Y es que en realidad, «The Interview» no pasa de ser eso: una parida universitaria en la que Franco se desmadra como siempre había soñado, camino de ser una especie de Johnny Depp sin freno ni control. Sin embargo, teniendo en cuenta el lío que se ha montado entre gobiernos, la película no llega a la altura que se le supone. Lo peor de ella es que es chabacana en extremo, la sátira es torpe y chapucera y, puestos a ello, se podría haber hecho con mucho más estilo y elegancia. Otra cosa es que la pareja en sí lo pretendiera.

Más parece que la causa del proyecto no fuera la caricatura basta y brutal del dictador, sino el afán de montarla porque sí, tal y como hacían Clooney, Pitt y Damon, que rodaban los Ocean no por el proyecto en sí, sino por las fiestas paralelas que montaban los tres entre toma y toma.

Con todo, la película tiene algunos puntos fuertes: la química entre Rogen y Franco funciona de forma fluida y constante, la trama es enérgica y divertida a ratos y, a pesar de algunos excesos, la comedia avanza con cierta agilidad. En realidad, se puede decir de ella que es menos de lo que podía ser y más de lo que podía haber resultado si el juguete, frágil, se les hubiera roto entre las manos.

Comentarios