ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Brasserie Romantic» (***): Cenar, vivir, amar

Crítica de «Brasserie Romantic» (***): Cenar, vivir, amar

Atípica película romántica, sus cien minutos se pasan volando sin apretar nunca el paso

D�a 13/02/2015 - 08.56h

Estreno coyuntural, aunque con tres años de retraso, el de esta atípica película romántica, cuyas historias transcurren el día de San Valentín. La cámara apenas se asoma fuera de un pequeño restaurante en el que cocineros, camareros y clientes viven la velada, cada uno como puede.

El belga Joël Vanhoebrouck tiene el buen gusto de esquivar casi todos los tópicos. Para empezar, renuncia al recurso, tan eficaz, de explotar la belleza de unos fogones en acción, con alguna musiquilla pegadiza de fondo. Lo suyo es desnudar el alma y el corazón de sus personajes, con Sara de Roo como excelente anfitriona de la sala.

En cien minutos que se pasan volando sin apretar nunca el paso, la cinta tiene tiempo de reflexionar sobre las oportunidades perdidas y las inventadas, los anhelos descongelados, los hombres tímidos y los prepotentes, los ex arrepentidos, los amores egoístas, los amantes inexpertos, las parejas efusivas, las víctimas afligidas y todo un catálogo de arquetipos eternos que Vanhoebrouck sirve entre plato y plato, sin apenas aliño. Puede que a su cine le falte apariencia, el emplatado que está tan de moda, pero la carne del guión es jugosa y la materia prima no ofrece motivos para la queja.

Comentarios