ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Ex Machina» (***): Elegante relato futurista

Crítica de «Ex Machina» (***): Elegante relato futurista

Gustará e incluso encantará a los aficionados al género sin espantar públicos de otras latitudes

Día 27/02/2015 - 01.28h

Alex Garland, guionista de películas como «28 días después» y «Sunshine», sigue soñando apasionantes futuros que quizá ya estemos arañando. El británico debuta en la dirección para contarnos el encuentro entre un genio de la programación (Oscar Isaac) y su empleado más brillante (Domnhall Gleeson), una prueba personal y profesional en la que saldrá a la luz un invento asombroso, de nuevo con Alan Turing de telón de fondo. El entorno, la casa del millonario, ya es una maravilla. «Ex machina» no inventa la rueda. La lista de influencias parece, por su longitud, la filmografía de Woody Allen: de «Blade runner» a «Her» pasando por «Frankenstein», el duelo de pillos de «La huella» e incluso el divertimento que supuso «Simone». La televisión tampoco se libra. Gleeson protagonizó un episodio de la serie «Black Mirror», que parece un ingrediente más de la cinta de Garland.

Con todo ello, el cineasta traza un relato futurista elegante, con muy pocos pero acertados personajes y más de una sorpresa, no todas igual de imprevisibles. Es difícil seguir hablando de la película sin desvelar ninguna, pero sí se puede contar que, además del convincente duelo entre un cambiadísimo Isaac y Glesson, las enigmáticas Alicia Vikander y Sonoya Mizuno mantienen su propia competición, sin una ganadora clara. Los efectos especiales, en la línea moderada que está tan de moda, sin abusar ni hacer alardes, son otro de los fuertes de una película que gustará e incluso encantará a los aficionados al género sin espantar públicos de otras latitudes. Alex Garland se ha ganado nuevas oportunidades.

Comentarios