ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Poltergeist» (***): De caja tonta a caja infernal

La osadía de Kenan llega a buen puerto realizando un filme con buen pulso, firme y sin algarabías innecesarias

D�a 22/05/2015 - 09.38h

Lo primero es lo primero: hay que echarle mucho valor y muchos redaños para ponerse a hacer un remake de «Poltergeist», así sin más. No una segunda o cuarta entrega de lo mismo, sino un remake puro y duro. Lo bueno de algo así es saber a lo que te enfrentas y, como tal, asumirlo con naturalidad. En suma, tocar lo mínimo una historia original que era genial (para eso era de Spielberg) y dotarla, eso sí, de un sello personal aderezado con los adelantos técnicos de hoy en día.

Digamos pronto que la osadía de Kenan llega a buen puerto realizando un filme con buen pulso, firme y sin algarabías innecesarias. Y no exento de habilidad. En aquella primera película las cajas tontas tenían un gran baúl de cables y chips prodigiosos. Ahora son más delgadas que un papel de fumar y, como hay no te cabe ni un muerto y mucho menos un cementerio entero, Kenan ha dado la vuelta a la tortilla y ha encantado la casa entera y, sobre todo, un armario maldito donde, no podía faltar, anida el payaso de turno, que ya se sabe que no hay cosa que dé más miedo que esas risas demoniacas que se gastan.

Un elenco de actores solventes (Rockwell es siempre una garantía) sostiene la trama. Hay tomas que casi se podrían denominar falsas y en ocasiones la adrenalina disminuye pero, ya se sabe, esta película puede ser considerada una de las nuestras, por lo que se le perdona, más allá de que la audacia de intentar pintarla de nuevo siempre merece un atenuante.

Dirección: Gil Kenan.

Intérpretes: Sam Rockwell, Rosemarie DeWitt, Kyle Catlett.

Comentarios