ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Misericordia» (***): Sucio y frío como un «thriller» nórdico
Un complicado crucigrama que resolver

Crítica de «Misericordia» (***): Sucio y frío como un «thriller» nórdico

Filme complejo en el que la trama tiene dos hilos narrativos paralelos

D�a 05/06/2015 - 02.02h

Intriga policíaca a la moda nórdica, es decir que traduce los clichés del género a una temperatura fría, una atmósfera sórdida y una luz deprimente. Está basada en una serie de narraciones de Jussi Adler-Olsen sobre los casos del departamento Q, o de casos no resueltos. El aspecto, el clima, la narrativa parece un cruce de Larsson con Fincher y algo del «True Detective» de Pizzolatto, en la creación del suspense sucio y del policía atormentado. Hay varias elecciones sustanciales por parte del director, Mikkel Norgaard, y especialmente la de conducir la trama en dos hilos narrativos paralelos, las pesquisas del detective y los sucesos que rodean a la víctima, otorgándole al espectador la ventaja de saber de antemano mucho más que los investigadores; y otra elección narrativa arriesgada es la de encajar en ese doble presente, «flashback» imaginativos o reales del tiempo pasado cuando ocurrieron los hechos. Un montaje complicado, pero explícito, que le permite a la película no flaquear ni siquiera en sus momentos cliché, los más típicos del género, la tormenta familiar y vital del detective, el compañero impuesto a regañadientes que se va abriendo hueco en el corazón gélido del protagonista, las continuas broncas con los jefes por sus métodos ingobernables y una descripción del villano más bien saltarina y caprichosa.

El caso que se resuelve es sumamente angustioso, de una obscenidad moral aplastante, lo que contribuye a esa especie de indignación permanente en el espectador que puede falsear o sublimar la calidad real del producto, que es bueno, peor y mejor que muchos otros similares. Tal vez el mayor acierto sea la rara pulsión entre esa extraña pareja de detectives, que interpretan Nikolaj Lie Kaas y Fares Fares y que le ponen algo de personalidad a la fórmula.

«Misericordia»

Comentarios