ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Ahora o nunca» (***): Me caso mañana

Crítica de «Ahora o nunca» (***): Me caso mañana

Dani Rovira es el actor que con más facilidad conecta con el personal de la butaca. Aparece, y le hacemos sitio en la fila

D�a 19/06/2015 - 03.16h

Por diversos motivos, entre ellos porque parece que vive en el portal de al lado, Dani Rovira es el actor que con más facilidad conecta con el personal de la butaca. Aparece, y le hacemos sitio en la fila. Y por otros motivos, pero también muy explicables, María Valverde es la actriz que mejor transmite esa participación afectiva (empatía), aunque es ella la que te hace hueco a ti.

Y con esta pareja, la directora María Ripoll construye una comedia romántica que ofrece muchos de los ingredientes previstos y, por lo tanto, esperados (cuando no te dan lo que esperas, tiene que ser muy bueno lo inesperado para que sirva de consuelo) en una comedia romántica, como la gracia, el enredo, las situaciones extravagantes, improbables y emocionantes, además de mucha química entre los personajes y su entorno. «Ahora o nunca» es una comedia, en este sentido, previsible, pues de todo eso trae una auténtica «jartá», pero es también, y pese a la fórmula, una comedia muy a contrapelo del cine de temporada. Y en su misma esencia argumental: una pareja que está obsesionada por celebrar su boda, detalle muy a contracorriente con la moda verano-otoño de este año.

Rovira y Valverde impregnan la pantalla con su deseo de casarse, lo cual, en una comedia de enredo, supone muchos problemas para conseguirlo. Una boda en un pueblo inglés y a la que ha de asistir un enjambre de invitados, el variadísimo fondo coral, el exceso de pimienta y la tonelada de sal que le pone a la historia ese humor de tópico hispano que tanto molesta a la hiperventilación autonómica y que lo convierte en todo un contracliché. Otra rebanada al cuerpo social de nuestra actualidad, no tan distinta pero sí más diversa que la de películas que se jactan de mostrar «la realidad», y que trata entre guiños cuestiones de «clase», de sentimientos, de indignación o simplemente morales mediante la caricatura de personajes (esa suegra, esas amigas, esa AENA?) y de situaciones que, tal vez, no den para la reflexión de los profesionales de la reflexión, pero que resultan tan propias, entrañables y graciosas como para pasar un buen rato junto a ellas.

Dirección: María Ripoll.

Intérpretes: Dani Rovira, María Valverde.

Comentarios