ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Mi familia italiana» (***): Las hijas del latin lover
Cartel de «Mi familia italiana»

Crítica de «Mi familia italiana» (***): Las hijas del latin lover

La directora Cristina Comencini borda el retrato caricaturizado de una época del cine italiano y de uno de sus personajes cliché, el galán de pantalla

Día 17/07/2015 - 08.23h

La directora Cristina Comencini, hija del esplendoroso director de comedias, borda el retrato caricaturizado de una época del cine italiano y de uno de sus personajes cliché, el galán de pantalla, el latin lover, el actor de beso y billete de ida a Hollywood llamado Severio Crispo, ya sólo un reflejo omnipresente en la película, pues el argumento es la celebración de los diez años de su muerte. Genial la interpretación llena de encanto y doblez que hace de Crispo Francesco Scianna. Comencini propone un enredo de comedia con esta celebración, a la que acuden sus varias hijas de varias madres y sus dos «viudas» importantes, interpretadas con saludable sorna por Marisa Paredes y por la última Virna Lisi. Hay tanto humor como maldad en las relaciones entre las mujeres e hijas del grande Severio: Candela Peña tiene al menos un par de «momentos Candela» de alto contenido cítrico y cómico, y a ratos se merienda a Valeria Bruni Tedeschi, la hija resentida. El toque cochambre se lo apropia Jordi Mollá, realmente caradura en el interior de una comedia que lo usa como broma. La ambientación, el tono y esa mezcla de ironía y nostalgia le dan un toque especial a esta comedia familiar italiana.

Comentarios