ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

«El cumpleaños de Ariane» (**): El clan de los marselleses

Las películas de Guédiguian son una mezcla de aromas a barriada marsellesa, compromiso político y social, troupe de actores propios y un deje naïf

D�a 24/07/2015 - 13.18h

La filmografía de Robert Guédiguian, que es también la de su mujer, actriz o musa Ariane Ascaride, es tan reconocible como la guitarra de Clapton (¿o era la de Knopfler?), y sus películas son una mezcla de aromas a barriada marsellesa, compromiso político y social, troupe de actores propios y un deje naïf. El cumpleaños de Ariane trata, como todas, de su mujer, gran actriz, que aquí interpreta a una mujer que, acorralada por la soledad el día de su cumpleaños, salta la valla de su vida previsible y burguesa para correr una aventura entre surrealista y vitalista.

Todo es sencillo y elocuente en este día o días en los que el personaje de Arianne se cruzará con otra vida distinta a la suya, y con unos personajes tan lejanos y a la vez tan próximos. No hay como en otras películas de Guédiguian ese afán por salvar a la clase obrera de la voracidad de la clase dirigente, sino más bien un deseo de retratar sin flashes las pequeñas zonas de sombra de una mujer ya madura, que se siente algo abandonada por los suyos, un marido demasiado ocupado y unos hijos en la cresta de la ola. La ingenuidad de los personajes y la escasa pretensión de las situaciones, como si a todas les faltara una manita por dar, producen una sensación de constante simpatía hacia la película, la cual, tiene la previsión de dar un giro de efecto que le da algo de sentido al hecho de que Guédiguian vea a su mujer y protagonista como Billy Wilder veía a Marilyn Monroe; el marsellés hubiera puesto tan contento a Ariane Ascaride en la rejilla del Metro de «La tentación vive arriba».

Comentarios