ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Mr. Holmes» (***): El entrañable esplendor de Ian McKellen

Crítica de «Mr. Holmes» (***): El entrañable esplendor de Ian McKellen

No estamos ante una visión tradicional de Holmes, sino de una mirada a ese anciano entrañable al que McKellen, con una actuación prodigiosa, desmitifica con una facilidad pasmosa

Día 21/08/2015 - 01.33h

Sherlock Holmes se encuentra en el tramo final de la carrera, de su carrera en la vida. Tiene 93 años, pelea contra el Alzheimer y contra su último trabajo, inacabado, que le llevó a la retirada con una terrible y extraña sensación de fracaso. Ahí, en sus últimos años transcurre la visión que Bill Condon ha hecho del mítico detective. Para ello se ha cubierto las espaldas y ha recurrido a su buque insignia (con el que ya trabajó en la formidable «Dioses y monstruos»), el intachable Ian McKellen.

[Lee aquí otras críticas de estrenos de cine]

No se equivoquen, no estamos ante una visión tradicional de Holmes (Watson ni siquiera aparece físicamente, sino de manera superflua y sin mostrar su faz), sino de una mirada a ese anciano entrañable al que McKellen, con una actuación prodigiosa, desmitifica con una facilidad pasmosa. Ese Holmes que nunca llevó gorro de cazador ni que fumaba en pipa, por más que los escritos de Watson así lo quisiera.

La película es otra cosa, es un acercamiento al ser humano, a la parte menos brillante del mito, es una mirada aún así entrañable, querida, muy cercana y, por lo tanto, grandiosa en su sencillez y a la vez, eso sí, con su ingenio (siempre inagotable). Condon ha hecho un retrato fundamentalmente elegante, muy virtuoso, aunque quizás algo acaramelado y poco vigoroso si bien, como suele suceder con esta clase de actores, McKellen lo levanta con un poderío que le da sus 76 años de continuas genialidades en el mundo del arte. Mirada de lupa, la de Sherlock Holmes.

Comentarios