ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Los exiliados románticos» (***): Sobre la marcha

Crítica de «Los exiliados románticos» (***): Sobre la marcha

La tercera película de Jonás Trueba es una película que se hace sobre la marcha, buscando esos trouvailles, esos hallazgos no previstos

D�a 11/09/2015 - 06.12h

Wim Wenders definió, notoriamente, «En el curso del tiempo» como «Dos hombres y un camión»: no había más guión pero le dio para tres horas de un título clave del modernismo de autor. Eran otros tiempos. En esta película, tercera de Jonás Trueba, el guión sería «Tres amigos y una camioneta» y su referencia podría parecer que está más cerca de Rohmer que del antaño grande cineasta alemán, por lo que se refiere a su interés por las relaciones humanas, largamente dialogadas, entre personajes «poco hechos», pero su principio general es el mismo: es una película que se hace sobre la marcha, buscando esos trouvailles, esos hallazgos no previstos, que acaban dando la forma de la vida vivida a lo que podría haber sido artificiosa ficción.

Lo que quizá ocurre es que Trueba lo fía todo demasiado a la espontaneidad de un elenco que puede no parecernos tan ideal como a él. Pienso que la vitalidad de nuestro cine depende más de películas como esta que de Anacletos y CIA, pero si quieren ver este tipo de rodaje-aventura bien resuelto, les recomiendo que repesquen «Las altas presiones».

Comentarios