ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Pan. Viaje a Nunca Jamás» (***): Peter Pan antes de que lo dibujara Disney

Crítica de «Pan. Viaje a Nunca Jamás» (***): Peter Pan antes de que lo dibujara Disney

La esencia de Peter Pan, que es la resistencia a hacerse mayor, solo la perciben los adultos, y ahí está su gran contradicción: una historia infantil impermeable para los niños

D�a 09/10/2015 - 09.51h

La esencia de Peter Pan, que es la resistencia a hacerse mayor, solo la perciben los adultos, y ahí está su gran contradicción: una historia infantil impermeable para los niños, que lo que ansían es hacerse mayores (luego, ya bien mayores, claro está, lo detestan y entienden la esencia de Peter Pan). Disney nos lo presentó bien dibujado y ya volátil y peterpanesco, pero esta película lo recoge antes, desde el mismo día que nace y su madre lo abandona en la puerta del hospicio.

Es un gran salto de Disney a Joe Wright, el director (y de ?Orgullo y prejuicio? y ?Expiación?), y no está claro que merezca la pena el impulso: un Peter niño sin Pan emprende una aventura nocturna y tal vez soñada a un mundo imaginario, se hace amigo de un hombre llamado Garfio que tiene las dos manos, y ambos junto a una princesa ¿india? llamada Tigrilla luchan contra un pirata hortera, como vestido por el sastre de Duran Duran, que se hace llamar Barbanegra y que es nada menos que Hugh Jackman...

En realidad, Joe Wright nos cuenta una historia que termina donde empieza la de Disney. Es decir, es un Peter Pan previo a su esencia de eterna juventud. Aquí, ese detalle es el que impulsa la trama, pero en otro personaje, el del Pirata Barbanegra, que sorbe el polvillo de hada y le hace el efecto del antes y el después de las clínicas de rejuvenecimiento. Es muy probable que todo este desaguisado argumental, que mezcla la segunda guerra mundial, los nazis, la tierra del Nunca Jamás, el mito de las sirenas y el toque élfico de Rooney Mara sea un mejunje excesivo para el paladar adulto, aunque hay cierta creatividad de imagen y mucho ritmo de aventura como para estimular la imaginación infantil. Los barcos piratas voladores, las escenas de la mina, los paisajes, el secreto guardado de las hadas, la idea de Peter Pan como ?el elegido??, todo ello algo sobeteado si te afeitaste esa mañana, pero eficaz y nuevo a los ojos de un niño. Y del reparto de papeles, el gran acierto es Garret Hedlund (Garfio), que se come la función y hasta se merece un ?spin off? que aclare su traspaso al mundo oscuro.

Comentarios