ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«Crítica de «Spectre» (***): Sam Mendes, el psiquiatra de Bond

«Crítica de «Spectre» (***): Sam Mendes, el psiquiatra de Bond

Puede uno ir al cine a descubrir el oscurísimo pasado de 007, lleno de complejos y taras, ante el que hasta ese manojito de manías que es Woody Allen se sentirá aliviado

D�a 06/11/2015 - 11.22h

De James Bond también se aprovecha todo, y hay a quien le gusta el lomo, a quién el jamón, la morcilla (¡ay, aquellas benditas morcillas de Roger Moore!) o los chorizos, como el del Bond anterior que interpretaba Javier Bardem y que resultaba, a pesar de la peluca rubia, un excelente chorizo ibérico. Sam Mendes completa con esta entrega de «Spectre» lo que comenzara en «Skyfall», que consistía en adornar a James Bond de un pasado, de un futuro y, en fin, de todas esas cosas que tanto adoramos los que tenemos alma de funcionario? ¿Y qué es Bond en el fondo más que un funcionario al servicio de Su Majestad? Para conseguir eso, el psiquiatra Mendes no ha tenido que cambiar a Bond (que siempre alimentó en secreto su plan de pensiones), sino nuestra percepción de Bond: se iba al cine a ver el agitadísimo presente de Bond, en manos de tipos tan superficiales y con chispa como Roger Moore, Sean Connery o Pierce Brosnan, pero a partir de «Skyfall» y de esta «Spectre» también se puede ir al cine a descubrir el oscurísimo pasado de Bond, lleno de complejos y taras, ante el que hasta ese manojito de manías que es Woody Allen se sentirá aliviado.

Y en fin, este Bond lo encarna Daniel Craig, que es actor más de método y capaz de expresar tres o cuatro lacras y aflicciones a la vez. No se atiza los martinis con gusto, no chulea a ninguna mujer, no exhibe su sarcasmo ante sus víctimas, no le gusta su trabajo?, es un tipo como cualquiera, o peor, pero mucho más sanote y con unos pectorales como paelleras. Un gran Bond. El argumento de «Spectre» es el de siempre -o sea, el mundo amenazado y las capacidades de James Bond puestas en entredicho-, pero con el añadido de ese paseo oscuro por los orígenes del personaje, si su madre tal o si su hermano cual? En el apartado villano, tan importante en la serie, el que hace un Christoph Waltz algo escasito no le llega ni a la corva al Silva de Bardem, al que aún está analizando los pliegues interiores la crítica francesa. Y en el apartado «chicas Bond», a Mónica Belluci le sobra ropa y le falta papel, y a Léa Seydoux no se la ve muy entusiasmada con Craig, o en todo caso mucho menos que con Adèle Exarchopoulos en «La vida de Adèle».

Dicho lo cual, gran arranque en México y entretenidísima aventura de este profundo Bond.

Comentarios