ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Deuda de honor» (***): Las asperezas del western

Crítica de «Deuda de honor» (***): Las asperezas del western

Este western de Tommy Lee Jones es viaje, desolación y duelo de personajes

D�a 12/11/2015 - 18.46h

La jeta de Tommy Lee Jones es como el Monument Valley pero en plano google earth: sólo tiene que apuntarse con la cámara para rodar un western, y como en el anterior que firmó, el excelente «Los tres entierros de Melquiades Estrada», aquí el western es viaje, desolación y duelo de personajes. Hay dos esenciales, el que interpreta Tommy Lee Jones, más habitual y visto, el de un gañán embaucador y trotamundos, flojo de ética y como salido de la cantina pocilga de «Sin perdón», y el que construye Hilary Swank, genuino, grandioso, una granjera áspera y sentimental, que asusta a los hombres y asnos que tiene alrededor, y con una misión que cumplir: atravesar el pedregal de todo el Medio Oeste con una carreta y tres mujeres que han enloquecido por causas trágicas y ahora son carga explosiva para sus maridos. El tortuoso camino y el intercambio de emociones en la personalidad de esa pareja de viaje por obligación llenan el argumento, que explora en el paisaje visual y moral del western sombrío y en ese mundo sin piedad y sin perdón que sublima el género. A su pesar, pero a Tommy Lee Jones le falta esa poesía viril que tiene, y tal vez también a su pesar, Clint Eastwood, aunque en esta historia tan demoledora y de ambición clásica aún deja extraerse algo de lírica de pedernal el personaje de Hilary Swank y el de esas tres pobres majaras. Y tiene fuerza y sentido que en una película tan seca, desabrida y marchita, la jeta de Tommy Lee Jones busque un desenlace tan húmedo y simbólico.

Comentarios