ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Rams» (***): La hermanos, la hacienda y los carneros

Crítica de «Rams» (***): La hermanos, la hacienda y los carneros

Una historia extremadamente sencilla y visualmente hermosa y rural que se convierte, sin perder el aroma, en metáfora de algo mayor

D�a 12/11/2015 - 18.46h

No puede haber confusión ante esta película: uno no entra a ver una islandesa por casualidad, sino porque sabe algo de ella que lo empuja a hacerlo. Algunos detalles y circunstancias para el empujón: una historia extremadamente sencilla y visualmente hermosa y rural que se convierte, sin perder el aroma, en metáfora de algo mayor; una relación especial entre el hombre y ese entorno aparentemente sin ningún encanto, con sus carneros, con el perro que es el mejor mensajero, y un clima poco apropiado para ser feliz y una geografía que no da para postales; una trama diminuta (los carneros, ese bien tan preciado, corren un peligro inminente, y puede cambiar el curso del valle y de sus habitantes; ellos son, digamos, el mcguffin de la película) y una resolución en la que se mezcla intriga, drama, poesía y humanismo. Aunque el empujón más resolutivo es la relación entre dos hermanos y vecinos, ambos viejos, tercos, malhumorados y que se profesan una inquina casi cómica, y que se resuelve de un modo insólito, del frío al frío. Y lo más curioso es el modo en que esta película tan lejana y tan extraña consigue acercarse al espectador y dialogar con sus sentimientos.

Comentarios