ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Life» (**): Dean antes del diluvio

Crítica de «Life» (**): Dean antes del diluvio

Uno podría pensar que Anton Corbijn se quiere especializar en esa rúbrica morbosa de la cultura pop englobada en el dicho «Vive deprisa, muere joven y serás un bonito cadaver»

Día 20/11/2015 - 08.53h

Después de haber realizado en Control un biopic del lider de Joy Division, y al saber que este su nuevo film trata de James Dean, uno podría pensar que el realizador holandés Anton Corbijn se quiere especializar en figuras prematuramente desaparecidas, o sea, en esa rúbrica morbosa de la cultura pop englobada en el dicho, Vive deprisa, muere joven y serás un bonito cadaver. Pero no, lo más interesante de «Life» es que trata de Dean antes de ser James Dean, cuando aun es una estrella en ciernes que no ha estrenado siquiera «Al este del edén». Es más, Dean ni siquiera es el protagonista: el foco principal del argumento recae sobre Dennis Stock, un fotógrafo también en ciernes que se la juega al vender -antes de haberlo cerrado- un reportaje sobre Dean a la revista que da título a la película. De ahí saldrán algunas de esas famosas fotos que hicieron de Dean, con Presley, con Brando, el icono de un nuevo sentido del cool y de una nueva cultura juvenil que aún padecemos. Pero sea cual sea el foco del cineasta, a nadie le interesa saber si R. Pattinson se parece al reportero Stock: sólo cuenta si el Dean de la película (Dane DeHaan) se parece a la estrella fugaz que encarna. Y supongo que sí, que el parecido está «muy conseguido», aunque al principio parece que va un poco de DiCaprio. Si usted compra el cliché de que el genio es un ser en apariencia atormentado, caprichoso e impredecible, esta es su película; que además tiene el mérito de revisar ?al alza- el cliché a lo largo de sus dos un poco morosas horas de metraje.

Comentarios