ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «La maniobra de Heimlich»: ficción, realidad, ficción...

Crítica de «La maniobra de Heimlich»: ficción, realidad, ficción...

Es el primer largometraje de Manolo Vázquez, y da la impresión de que lo ha cargado de ironía, aunque no se acaba de saber con claridad contra quién la dispara

D�a 27/11/2015 - 08.47h

Primero tenemos a un escritor inexistente, Álex Pareja, que ha escrito un inexistente libro titulado «La maniobra de Heimlich», en el que cuenta cómo murió su novia ante sus ojos atragantada por un trozo de pollo? La película nos cuenta esto como si fuera una entrevista, un documental. Luego tenemos el proyecto y rodaje de una película sobre esta novela, todo absolutamente falso (ficción) salvo los actores que la interpretan, Jordi Vilches y Marta Torné, que se interpretan a sí mismos, actores que ruedan una película. Entreverado a esto, como el tocino en el magro, o viceversa, hay escritores auténticos, como Quim Monzó o Lucía Etxebarría, que salpimentan la «acción» con un texto que a veces parece alusivo y otras elusivo (o directamente sobrante)?

En fin, varios materiales confusos entre lo ficticio y lo real con los que se va construyendo una historia, o un personaje, el del tal Álex Pareja, que, así, sin otros referentes, se muestra en la pantalla como un tonto sin fisuras; pero no un tonto entrañable, no; un tonto con ventanas a la calle.

Si era lo que se pretendía, el actor Jacob Torres lo borda. Es el primer largometraje de Manolo Vázquez, y da la impresión de que lo ha cargado de ironía, aunque no se acaba de saber con claridad contra quién la dispara; consigue, sí, un aire gracioso alrededor de todo ese mundo del «arte» y de la «cultura» que engola la voz para decir lo que no sabe.

Comentarios