ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «La religiosa» (***): La vocación suspendida

Crítica de «La religiosa» (***): La vocación suspendida

Convertir la odisea de Suzanne la religiosa en una lucha personal por la libertad que invita de forma inequívoca una lectura feminista? con algunos siglos de adelanto

D�a 03/12/2015 - 20.13h

Signo de los tiempos, si todavía en 1966 la adaptación al cine de la novela póstuma de Diderot, le costó un escándalo y la prohibición de la película a su director Jacques Rivette, esta nueva versión ha tenido una discreta pero desde luego nada contestada carrera por festivales varios.

Por supuesto la novela tiene una clara intención anticlerical, Diderot había sido uno de las redactores clave de la célebre Enciclopedia de la Ilustración, pero esa intención no es la que parece animar de forma preferente a Nicloux, director de esta nueva versión.

No quiere tanto denunciar a la institución de la Iglesia, aunque cuenta con un formidable par de «villanas» en las superioras que encarnan Françoise Lebrun e Isabelle Huppert, como convertir la odisea de Suzanne la religiosa en una lucha personal por la libertad que invita de forma inequívoca una lectura feminista? con algunos siglos de adelanto (en el ámbito cristiano: pero ahora mismo el combate continúa bajo ciertas formas del islamismo).

Diderot el descreído había tenido la nobleza de describir en primera persona a una heroína muy creyente pero que no quiere vivir su fe encerrada en un convento; ese detalle de fair play es lo que hace que el cambio de lectura que propone Nicloux se realice con mayor suavidad. Por lo demás, la película ofrece imágenes prístinas y nítidas, una luminosa interpretación de Suzanne a cargo de una Pauline Ettiene en estado de gracia, y una trémula bajada a los infiernos de la locura a cargo de la excelsa Huppert.

Comentarios