ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Sufragistas» (***): Una mujer, un voto

Crítica de «Sufragistas» (***): Una mujer, un voto

La historia de una mujer de escasa potencia social e intelectual que encuentra en el movimiento sufragista un modo de superación individual

Día 18/12/2015 - 13.02h

Curiosamente, el estreno de esta película coincide en España casi con la jornada de reflexión a una gran cita electoral, en la cual, las únicas mujeres que no votarán serán las abstencionistas. Ha pasado un siglo desde la época que ocupa la historia de esta película, un siglo en el que la auténtica revolución la han hecho las mujeres en lo tocante a sus derechos. «Sufragistas» enfoca directa y emocionalmente a un grupo de mujeres que lucharon por su derecho al voto en la Inglaterra de principios del siglo XX, y lo hace pisando con firmeza ese terreno que comparten el drama y el melodrama. La protagonista es Maud (personaje que interpreta con plena convicción Carey Mulligan), y su historia es la de una mujer de escasa potencia social e intelectual que encuentra en el movimiento sufragista un modo de superación individual.

Curiosamente, el gran momento revolucionario, de contenido ideológico, se lo reserva la directora, Sarah Gavron, a Meryl Streep, una especie de Victor Lazslo en «Casablanca» pero de los derechos de la mujer, que hace su escena de «La Marsellesa» y le ofrece contenido épico a la historia (Meryl Streep, que tan precisamente interpretó a Margaret Thatcher, estableciendo un hilo psicológico entre los dos personajes que tal vez hiera la sensibilidad de los crujientes críticos de la dama de hierro). El tono de la película es duro, sincero, emocionante, y presenta un excelente grado de ambientación y sensibilidad, y un cierto equilibrio en su mirada histórica y en sus zonas más sensibles, y hasta ofrece una reflexión muy útil en la actualidad sobre palabras hoy tan huecas como «compromiso», «acción» y «sacrificio».

Comentarios