ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Exorcismo en el vaticano» (**): Camina sobre la tierra

Crítica de «Exorcismo en el vaticano» (**): Camina sobre la tierra

Pues va a ser que no: el molde del cine de posesiones lo rompió Friedkin en «El exorcista» y es peligroso volver a recorrer ese sendero

Día 08/01/2016 - 09.36h

Pues va a ser que no: el molde del cine de posesiones lo rompió Friedkin en «El exorcista» y es peligroso volver a recorrer ese sendero. Aunque se suba la apuesta y aquí el que posee a la afligida muchacha de turno parezca ser el mismo Anticristo (no estoy seguro porque habla en arameo-camelo y no le pillo todo): el modelo no tiene muchas variaciones. La principal es que la idea original del director era contar la historia en el modelo llamado «found footage de terror», ya saben, el de la bruja de Blair: mírense el libro «¡Sigue grabando!», en donde estudiamos a fondo este subgénero.

Pero al final la idea de convertir a (el hombre de) la cámara en personaje se deja para algunas escenas selectas? y aunque ya sea un tópico, sigue resultando una opción muy efectiva para dar mal cuerpo. Y es el cuerpo encorvado y maltrecho y el rostro ora triste ora poseido de la protagonista Olivia T. Dudley el que se acaba convirtiendo en el obsesivo motivo visual de una película cuyo otro encanto, si lo tiene, es su condición de serie B rodada con más lujo de medios que de ideas.

Comentarios