ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Mía Madre» (***): Profundamente Moretti en tercera persona

El cine de Nanni Moretti es pura primera persona del presente de indicativo, y es una noticia que para esta película le haya cedido el «yo» a otro personaje

Día 21/01/2016 - 20.12h

Dirección: Nanni Moretti. Con: Margherita Buy, John Turturro.

El cine de Nanni Moretti es pura primera persona del presente de indicativo, y es una noticia que para esta película le haya cedido el «yo» a otro personaje, a la actriz Margherita Buy, el punto de vista de una historia que se intuye tan íntima de Moretti, tan autobiográfica y emocional, como una carta de amor a su propia madre en su punto de fuga.

Margherita Buy interpreta a la hija y Moretti al hijo que miran y padecen la inminente pérdida de la figura materna ya entregada a los prolegómenos de la muerte, es decir que se trata de una historia donde lo esencial es transmitir el fondo de esas miradas y esos padecimientos, y que en manos de un cineasta no tan vitalista, no tan empeñado en deslumbrar y entretener al espectador, tendría una férrea carcasa de melodrama y amargura como para salir de ella y buscar una magdalena que echarse a la boca. Pero Moretti inocula a su historia todo su talento de la otra mano del mago, en la que sostiene lo que quiere que veas y sientas en la línea argumental de la hija, una directora de cine en pleno rodaje y en plena crisis matrimonial y existencial, más drama pero combatido con la floreada comedia de la presencia de John Turturro, la estrella americana que llega para protagonizar ese rodaje y que le provoca un vuelco al tono y al timbre de la película. Turturro espachurra lo dramático con una caricatura llena de énfasis, «tics» y crítica social y laboral, proponiéndole a ese tumulto de verbos y sentimientos que tiene el interior de «Mia Madre» un sorprendente afuera, una piel lustrosa que no le quita el sabor amargo a la fruta pero que ayuda a comerla sin desbaratarse.

Aún en tercera persona, Moretti escribe su carta cálida, contenida y con la misma explosiva gracia en la letra y diálogos como cuando escribe en primera persona.

Comentarios