ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «El botón de nácar» (***): Profundidad y belleza

Crítica de «El botón de nácar» (***): Profundidad y belleza

«El botón de nácar» engancha por su magnética belleza y sorprende por sus cambios de ritmo, con el agua como hilo conductor del relato

Día 12/02/2016 - 09.48h

Dirección: Patricio Guzmán. Documental

Patricio Guzmán («La batalla de Chile») es uno de los grandes documentalistas de nuestro tiempo. En Berlín, donde ya había sido premiado hace casi treinta años por «En nombre de Dios», recibió el Oso de Plata al mejor guión por esta primorosa reflexión que nada en varias direcciones: los océanos, el cosmos, los pueblos indígenas e incluso la convulsa historia chilena en el siglo XX... El propio Guzmán, que la padeció, presta su voz a la narración de esta película, acompañada de imágenes espectaculares y del testimonio de algunos de los últimos supervivientes que hablan el kawéscar, lengua que aún se practica en el Chile más remoto y austral.

«El botón de nácar» engancha por su magnética belleza y sorprende por sus cambios de ritmo, con el agua como hilo conductor del relato. Más allá de la caudalosa profundidad de su mensaje, el espectador que quiera quedarse con la asombrosa geografía chilena, del desierto de Atacama a la Patagonia occidental, también encontrará motivos para ver recompensado el precio de la entrada. Quien quiera seguir el rastro a sus metáforas disfrutará aún más con su sabia visión del mundo. Descubrir zonas inexploradas tan grandes sin salir de nuestro planeta es una modesta satisfacción añadida.

Comentarios