ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Anomalisa» (***): Animación y desanimación

Crítica de «Anomalisa» (***): Animación y desanimación

Película desconcertante, incluso falsamente sosa y que, a pesar de ello, produce ansiedad; o peor, directamente congoja

Día 19/02/2016 - 08.47h

Dirección: Charlie Kaufman, Duke Johnson. Animación.

De la cabeza de Charlie Kaufman y de los bolsillos de Harpo Marx puede salir cualquier cosa, por grande o extravagante que sea. Un sillón de orejas, John Malkovich, un perro de lanas, el cine de Michel Gondry o Spike Jonze? Uno se siente ante la idea de Kaufman como ante esas imágenes del test de Rorschach, que te incriminan digas lo que digas o pienses lo que pienses. «Anomalisa» es animación (en realidad, desanimación) y cuenta una noche de hotel de un hombre desconcertado ante un mundo anodino, monocorde, en el que su relación familiar y laboral es tediosa.

Las voces femeninas y las masculinas suenan igual, en uno de esos alardes kaufman por resumir de un brochazo un sentimiento complejísimo como la depresión absoluta. Todo es plano, desde la animación de aspecto sencillo y sin más efecto que las dificultades propias del «stop motion», hasta la narrativa interna de ese personaje que encuentra de modo azaroso una voz femenina. Y comienza una explosión de pequeños y contradictorios sentimientos, la ternura, el vacío, la ilusión, el desencanto, la música, la anormalidad?, eso que le decía al final Bill Murray al oído de Scarlett Johansson en «Lost in translation». Película pequeña, desordenada emocionalmente, y que habla del efecto rozamiento del ser humano con la vida, o con el tiempo, que transcurre en sentido contrario. Película desconcertante, incluso falsamente sosa y que, a pesar de ello, produce ansiedad; o peor, directamente congoja.

Comentarios