ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Vulcania» (**): La casta y el proletariado

Crítica de «Vulcania» (**): La casta y el proletariado

Su aparatoso aspecto de «serie B» y su inevitable condición parabólica (de mensaje, no de antena) le dan ese sentido tan moderno de contacto con el presente imperfecto

Día 03/03/2016 - 16.40h

Primera película de José Skaf y no es fácil instalarla en el género que supuestamente busca, el de la ciencia-ficción, aunque su aparatoso aspecto de «serie B» y su inevitable condición parabólica (de mensaje, no de antena) le dan ese sentido tan moderno de contacto con el presente imperfecto y a la vez con el futuro distópico.

Lo hemos visto antes muchas veces: una comunidad cerrada, manipulada por una «casta» que se tutea con el «feliz» proletariado que trabaja en la minería y en la fundición de acero, y cuya idea de libertad es un espejismo que alguien (o sea, el protagonista) tendrá que desbaratar. No hay mucho más en el fondo, y en cuanto a la forma, Skaf no parece muy sobrado de recursos (económicos, naturalmente) y a pesar de ello cuenta con un puñado de actores de primer nivel, o incluso más, en el caso de Sacristán, cuya voz está muy por encima de su texto.

Tampoco se aprovecha en todo lo que vale esos ojillos de villano y la presencia alevosa de Ginés García Millán, por no entrar en la panda de la casta pérfida.

Le hubiera cabido a la historia, a su plasmación, algo más de bruma, de clima, de malicia, de enjundia, de pegada natural y sobrenatural, y de ese modo sí se hubiera podido relacionar con «El bosque» de Shyamalan.

Comentarios