ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Leal» (**): Luces de colores y juegos futuristas

Crítica de «Leal» (**): Luces de colores y juegos futuristas

Chica líder sin quererlo, tiranos sustituidos por otros tiranos y cabalgada hacia una libertad que, cuando llega, resulta que es solo un peldaño hacia otro escalón más lleno de dólares

Día 11/03/2016 - 10.19h

Hay productos que se dan mucho lustre. Son como esas personas que se miran al espejo y se admiran de lo bellos que son para luego no ser capaces de enlazar dos frases seguidas. No es que «Divergente» sea exactamente eso, pero se da unos aires que para nada tiene.

Para empezar es un caso parecido al de «El corredor del laberinto»: ambas nacieron al amparo de «Los juegos del hambre», con el lastre de la que nos ocupa que su temática es casi idéntica. Chica líder sin quererlo, tiranos sustituidos por otros tiranos y cabalgada hacia una libertad que, cuando llega, resulta que es solo un peldaño hacia otro escalón más lleno de riqueza.

¿Y el cine? Pues por ahí anda, enterrado entre millones de dólares intentando asomar la patita sin mucho éxito. Todo está cubierto por las luces de colores y esta entrega (es la primera parte del final cuya segunda mitad está por estrenarse el año que viene) también está jalonada con juegos futuristas ciertamente efectistas.

Que nadie se engañe, la saga ha tenido mucho éxito en Estados Unidos pero, aquí, quizás porque miramos algo más allá, se ha quedado corta, sobre todo porque no se molesta en disimular, ni mínimamente, sus orígenes. Es como calcar un dibujo. Resulta efectivo pero muy poco convincente y mucho menos hermoso.

Comentarios