ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «O los tres o ninguno» (***): Comedia del horror

Crítica de «O los tres o ninguno» (***): Comedia del horror

Desde «La vida es bella», no veíamos una comedia tan luminosa sobre los acontecimientos más terribles

Día 23/03/2016 - 20.37h

Desde «La vida es bella», no veíamos una comedia tan luminosa sobre los acontecimientos más terribles. Kheiron, el «nuevo Benigni», narra de primerísima mano la epopeya de Hibat y Fereshtet, dos jóvenes que tienen la desgracia de vivir en Irán en uno de los peores momentos históricos de aquel país, que ya es decir. El joven cineasta escribe y dirige la vida de sus padres, que primero vivieron bajo el régimen del Sha y, tras la revolución islámica de 1979, sufrieron la instauración de la República Islámica del Ayatolá Jomeini.

La perspectiva argumental podría llevar al espectador a salir corriendo en busca de palomitas, pero cometería un error. La película, cargada de optimismo, acierta con su enfoque. No es solo de una originalidad radical, sino que además el experimento funciona. El propio Kheiron interpreta el papel del protagonista, su padre, un tipo con una dignidad y unos principios que harían avergonzarse a Groucho de su famoso aforismo. Si el concepto de comedia iraní (aunque la cinta es francesa) ya parece un oxímoron, lo sorprendente es que la historia pueda hacernos reír sin necesidad de recurrir al truco de engañar a los niños. Quizá no sea casualidad que uno de los momentos más tensos lo resuelva un pequeñín (el propio director, cuando no sabía que acabaría haciendo cine).

Con suma ligereza, Kheiron retrata a un gran hombre en sus momentos más difíciles y, lo que a veces es aún menos habitual, también cuando la vida le sonríe. El protagonista es una persona que se desvive por los demás, hasta el punto de descuidar a su propia familia, algo que en la pantalla se hace más doloroso por la belleza, exterior e interior, de Leila Bekhti. Las notas de costumbrismo familiar, los fantásticos padres de ella, personajes como el hermano cleptómano textil, con momentos delirantes, y la arriesgada parodia que se hace del Sha completan la pirueta. A Kheiron se le podría tachar de buenista, pero si con un padre como el suyo alguien no cae en ese «vicio» es porque no tiene corazón. Seguro que al espectador la cinta le ayuda a reconfortar el suyo.

Dirección: Kheiron. Con: Kheiron, Leila Bekhti.

Comentarios