ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «La invitación» (**): La cena de los... «ya lo decía yo»

Crítica de «La invitación» (**): La cena de los... «ya lo decía yo»

La película de Karyn Kusama es uno de esos filmes que se disfrutan en el engaño

Día 07/04/2016 - 21.47h

Si uno no se pone en contra ni pretende ser más listo que ella, «La invitación» es una de esas películas que se disfrutan en el engaño. Su directora, Karyn Kusama, propone un thriller juguetón con una premisa reconocible: unos cuantos invitados en una casa mayormente aislada, con unos anfitriones menos fiables que un serrucho en el cuarto de baño y con unos comportamientos como para ir haciéndose un seguro. La pericia de Kusama coloca al espectador junto al personaje que interpreta Logan Marshall-Green, que arrastra el trauma de haber perdido a su hijo y que acude allí invitado por la anfitriona, su ex mujer y madre traumatizada por la muerte de ese hijo, que interpreta Tammy Blanchard, con una de esas caras como de tener serruchos en el baño. Las situaciones son tan mosqueantes que el personaje de Logan y el propio espectador están más tensos que el arco de Ulises, cosa apreciable en el cine si es lo que se busca. El muestrario de trampas, de «síes y noes», de falsas pistas y de, en fin?, juego, es muy entretenido, aunque no sé si suficiente.

Comentarios