ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Lobos sucios» (**): La resistencia gallega

Crítica de «Lobos sucios» (**): La resistencia gallega

Película de posguerra civil, ambientada en Galicia, en las minas de wolframio que fueron explotadas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial

Día 07/04/2016 - 21.21h

Película de posguerra civil, ambientada en Galicia, en las minas de wolframio que fueron explotadas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y cuyo argumento, al parecer, está inspirado en personajes y hechos reales. El director, Simón Casal, debutante en el largometraje pero con cierto recorrido televisivo, tiene la fortuna de contar con una actriz tan profunda, de tanta intensidad dramática, como Marian Álvarez para encarnar al personaje de una minera aguerrida que explora en su papel de resistente con más dudas y audacia que Rick en «Casablanca».

Lo real y lo verosímil discuten entre sí en el argumento, y el trabajo de dirección de Simón Casal no es lo suficientemente arriesgado ni eficaz para dirimir esa batalla, y la historia bambolea entre la crítica social, la película de intriga y acción, hilos sueltos de pasiones amorosas y planes de fugas y atracos, por no hablar de la mixtura entre nazis, franquistas, judíos que huyen a Portugal, resistencia y dramas familiares, además de algún que otro elemento fantástico que le añade algo de pretensión y confusión a la trama. Sorprendentemente, Marian Álvarez hace digerible cada «tropezón» del guiso y eleva su personaje por encima del tópico.

También Manuela Vellés rescata su personaje y lo hace atractivo y cercano. Ambas actrices, junto a la fuerza natural del paisaje y el clima sucio de la historia y sus entresijos, son lo mejor de esta película un tanto oxidada, como el wolframio en cuestión.

Comentarios