ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Madrid above the moon» (***): Sin recalentar, recién filmado

Crítica de «Madrid above the moon» (***): Sin recalentar, recién filmado

El personaje principal de esta película es una ciudad, como tomada sin previo aviso, que respira a su bola mientras que la cámara de Miguel Santesmases le hurta solo una de las mil historias que hormiguean a su alrededor

Día 07/04/2016 - 21.21h

El personaje principal de esta película es una ciudad, Madrid, como tomada sin previo aviso: la ciudad respira a su bola mientras que la cámara de Miguel Santesmases le hurta solo una de las mil historias que hormiguean a su alrededor. Y es ese carácter de espontaneidad, de imprevisión tan evidente en el paisaje, como en los personajes, como en lo que hacen o dicen, lo que le otorga a esta película una frescura que casi sobra aludir a lo escueto de su presupuesto y al «crowdfunding» de su financiación.

Está hecha con las únicas ganas de hacerla, y con un guión aclimatado al discurrir de su metraje-rodaje, pues hay una evidente voluntad en la confluencia de ambos, en la misma medida que confluirán personaje y actor. Unos días en la vida de un fotógrafo que le gustaría ser otro fotógrafo amigo y del cual toma su casa prestada; préstamo que el extiende a su obra y personalidad: se transforma en un híbrido entre lo que es y lo que le gustaría ser para que la cámara nos ofrezca un catálogo de comportamientos frente a la relación amorosa, frente al arte, frente al sexo pasajero, al visitante ocasional o a los clichés turísticos.

Ese personaje auscultado, Ernesto, con tanta previsión aparente como el guión o la película, lo interpreta con absoluta certeza Víctor Vidal, también como cogido tan sin previo aviso como la ciudad, como el resto de un reparto de actores desconocidos pero muy eficaces.

Comentarios