ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Victor Frankenstein» (*): El cansadito Frankenstein

Crítica de «Victor Frankenstein» (*): El cansadito Frankenstein

Hay que tener algo nuevo que contar para volver a explotar la historia gótica que parió Mary Shelley en el frío verano de 1916

Día 14/04/2016 - 20.29h

Hay que tener algo nuevo que contar para volver a explotar la historia gótica que parió Mary Shelley en el frío verano de 1916. El guionista Max Landis (hijo del célebre John Landis) halla un resquicio en la figura del ayudante del célebre doctor, por cuyo apellido conocemos al monstruo de corta y pega. El personaje de Igor (Daniel Radcliffe) permite al menos un arranque trepidante, como de Holmes guyritchiano.

Su presentación como jorobado de circo y la irrupción de un Frankenstein saltimbanqui tienen la virtud de dejar el tiempo justo para pensar. A partir de ese prólogo, la trama rema a contracorriente de un aire televisivo nada favorecedor. James McAvoy, excelente actor, se pierde en el tono general de histrionismo entre efectos de sonido y escaso contenido. Para traicionarlos así, es mejor dejar tranquilos a los mitos.

Comentarios