ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Generación Z» (***): Zombies y almas de metal

Crítica de «Generación Z» (***): Zombies y almas de metal

Mucho más modesta que la superproducción de Brad Pitt, esta cinta británica conserva la idea, loable, de que los zombis corran como posesos

Día 22/04/2016 - 09.46h

La «Guerra Mundial Z» no logró acabar con los humanos, aunque los supervivientes que no quedaron traumatizados claman venganza. En ese contexto, una visionaria sin escrúpulos monta un atroz «rezort» (el título en español no se atreve a respetar el hallazgo), una mezcla entre «Parque Jurásico» y «Westworld, almas de metal», vieja joya sobre un parque temático en el que los turistas jugaban a pistoleros del Oeste contra «inofensivos» robots. No es casualidad que Michael Crichton imaginara ambas.

A primera vista, no es más que una película de serie B (o Z), en la que Dougray Scott es lo más parecido a una estrella. Mucho más modesta que la superproducción de Brad Pitt, esta cinta británica conserva la idea, loable, de que los zombis corran como posesos. El cine clásico «The walking dead» ha abusado de los caminantes con juanetes. Cuanto más «frescos», más rápidos, nos explican al fin, ante este apocalipsis de doble velocidad. El guión de Paul Gerstenberger juega de forma astuta con las convenciones. Respeta los pasos más previsibles y se guarda algunas sorpresas. La película, que además es cortita (95 minutos que se pasan en un suspiro), ofrece entretenimiento puro, denuncia leve y un reparto convicente, con la mínima pega de que ninguna baja será muy llorada.

Dirección: Steve Barker. Con: Dougray Scott, Jessica de Gouw.

Comentarios