ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «La punta del iceberg» (***): Salir de la empresa por la ventana

Crítica de «La punta del iceberg» (***): Salir de la empresa por la ventana

La trama hay que creérsela: en esa multinacional, en la que sus empleados viven con la misma tensión que la liebre, o que el galgo, su jornadísima laboral, se ha extendido la costumbre de suicidarse

Día 29/04/2016 - 10.40h

No hay mayores intrigas hoy en día que las sociales o puramente laborales (¿quién soy, y durante cuánto tiempo?), por eso es casi una obligación del cine, y más si es español, elaborar una de misterio en la empresa y colarle las «leyes» del policíaco. Es lo que hace el debutante David Cánovas, con la fortuna de meter ahí, en el caso, a la eficaz, dura e inquebrantable Sofía Cuevas, quien a su vez tiene la fortuna de verse rellenada por la eficaz, dura e inquebrantable actriz Maribel Verdú, que afronta con espléndida morenez sus tareas aclaratorias.

La trama hay que creérsela: en esa multinacional, en la que sus empleados viven con la misma tensión que la liebre, o que el galgo, su jornadísima laboral, se ha extendido la costumbre de suicidarse, y es urgente descubrir, aunque sea un poco, las causas del virus. La intriga en sí no es tan interesante como el retrato robot del individuo que pedalea y pedalea ante las exigencias del ambiente laboral, y de las intrigas, envidias, trampas y abusos de ese Chicago años veinte que es el mundo laboral?

Todo el entramado actoral es magnífico y deprimente (más gracioso y deprimente aún el personaje de Carmelo Gómez), y la única pega es que se retire pronto de escena Ginés García Millán, con esos ojillos de villano capaz de quitarle las natillas a un niño.

Dirección: David Cánovas. Con: Maribel Verdú, Carmelo Gómez, Fernando Cayo, Ginés García Millán.

Comentarios