ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Triple 9» (***): Disparos sucios contra el pianista

Hillcoat monta una subhistoria de policías corruptos como si esto fuese el desayuno de cada día, de mafias ruso-israelíes que se mueven como en un patio de colegio y de traiciones y hermandades que no conocen afectos ni fidelidades

Día 08/05/2016 - 21.44h

Hay actores que se encumbran sobre el sucio lodazal. Nos explicamos mejor: solidifican su carrera en filmes oscuros, de cavidades negras como boca de lobo, tramas sucias, historias de perdedores en mugrientas ciudades del desierto californiano o en thrillers de gabardinas raídas y puertos de muy bajos fondos. Casey Affleck es uno de ellos. El hermano de Ben es un especialista, y un formidable actor como ya demostró en «El asesinato de Jesse James» o en «El demonio bajo la piel». Esta «Triple 9» tiene un tono crepuscular que recuerda a esta última, si bien su trama es mucho más retorcida y siniestra.

Esta basada en una clave que pocos saben o, al menos, no es muy conocida: cuando se dispara a un policía se lanza una clave, 999, que hace que todos los policías acudan al lugar del suceso, dejando desprotegida el resto de la ciudad. Alrededor de ese engarce, Hillcoat monta una subhistoria de policías corruptos como si esto fuese el desayuno de cada día, de mafias ruso-israelíes que se mueven como en un patio de colegio y de traiciones y hermandades que no conocen afectos ni fidelidades.

Sobre esta inmundicia, Affleck se mueve como pez en el agua. Es el yerno perfecto de cara aniñada que de pronto te vacía un cargador entero sin pestañear y te deja como un colador. Hay algo peligroso e inquietante en Affleck, durante el rodaje del filme y durante toda su carrera. A su lado, secundarios (que no lo son), de una envergadura formidable: Woody Harrelson, Chiwetel Ejiofor, Anthony Mackie, Aaron Paul y, sobre todo, una irreconocible y gran Kate Winslet.

Con un elenco así, Hillcoat apaga las luces de la historia y la sumerge en la completa oscuridad, en las cloacas de la ciudad donde todo se sabe y todos esperan, y no es para regalarte flores sino para rebanarte la yugular. La película en sí es dura, cruenta, a veces desagradable, y mantiene en todo momento una tensión que dignifica muy poco al ser humano y desnuda, totalmente, al lobo que llevamos dentro. Ningún pianista está ya a salvo.

Dirección: John Hillcoat. Con: Casey Affleck, Woody Harrelson.

Comentarios