ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Las estaciones» (***): Filmar un ruiseñor

Crítica de «Las estaciones» (***): Filmar un ruiseñor

El hilo conductor es una eco-historia del planeta azul, con glaciaciones y edades doradas del bosque, pero se trata sobre todo de hacer recuento de especies

Día 19/05/2016 - 19.15h

El documental de cine habla de personas y movimientos sociales; el de televisión en cambio practica la zoofilia, quizá porque la miseria humana y la política no inducen una siesta tan placentera. Hay canales temáticos dedicados a los «docus» de bichos, subgénero este que no inventó Disney sino Schoedsack y Cooper antes de rodar «King Kong», fantasía que conciliaba la variante humana y bestial del documental.

De la mano de Jacques Perrin (sí, el actor de «Cinema Paradiso»), que ya tuvo un taquillazo de cine con su anterior «Nómadas del viento», se reincide aquí en el animalismo. El hilo conductor es una eco-historia del planeta azul, con glaciaciones y edades doradas del bosque, pero se trata sobre todo de hacer recuento de especies: es lo que podría llamarse la variante-Noé del documental. A Perrin le siguen gustando las migraciones de aves, tan fotogénicas, pero encuentra mucha poesía visual también en las crías de lobo y de oso («El libro de la selva» no anda lejos), y para cada manada encuentra la música adecuada, aquí un fagot, allí un arpa: todo muy new age, con una imagen fastuosa y todos los trucos fotográficos que un documental de pobres no osaría permitirse. el comentario (del propio Perrin) exhibe la misma prosa poética de aquella era dorada del ensayismo francés de los 50, por no hablar de las feroces sinfonías visuales de Painlevé en los años 30.

Lo que es seguro es que este tipo de documental ecológico es más necesario ahora que entonces.

Dirección: Jacques Perrin, Jacques Cluzaud. Documental.

Comentarios