ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «El hijo pródigo» (**): Parábola envolvente

Crítica de «El hijo pródigo» (**): Parábola envolvente

«Spoileada» desde el título, cuenta en algo más de hora y media lo mismo (y de manera casi literal) que el Evangelio de Lucas zanjaba en unos pocos versículos

Día 20/05/2016 - 10.39h

La película, «spoileada» desde el título, cuenta en algo más de hora y media lo mismo (y de manera casi literal) que el Evangelio de Lucas zanjaba en unos pocos versículos. Y sin embargo, lo menos acertado de este drama es su simplificación argumental. Lejos de completar el texto, la cinta enumera de forma arbitraria cada uno de sus sucesos, que acontecen sin dar la sensación de llegar maduros a la pantalla. Directores y escritores ni se acercan al trabajo del guionista original. Es en los intersticios de la historia, cuando la imagen y los diálogos completan el «corto» de Lucas, donde mejor se ven las costuras de la adaptación, donde más duele su estiramiento. Pese a esta tosquedad, la fuerza del mensaje sigue vigente. El amor incondicional del padre y los celos del hermano se entienden perfectamente, dos milenios después. Ambos actores ayudan con su interpretación.

En cuanto a los personajes secundarios, la chica mala, el más importante de los inventados, no resulta suficientemente tentadora y su falta de sutileza es preocupante. Al propio hijo pródigo, Jason Burkey, le falta peso en su fase de malote, como cuando Emilio Aragón se quitaba las gafas y se sacaba la camisa por fuera. A cambio, el padre es correa transmisora del potente mensaje, bien envuelto pero mal dosificado, por culpa de unas insuficiencias dramáticas que al final, y esto quizá sea bueno, provocan indulgencia en el espectador.

Dirección: M. Davis, J. Errington. Con: Robert Davi, Edie McClurg.

Comentarios