ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Madame Bovary» (***): La realidad y el deseo

Crítica de «Madame Bovary» (***): La realidad y el deseo

La señal de que este es un film de época que ha encontrado su lenguaje es que uno acaba olvidando los detalles para centrarse en la trama

Día 19/05/2016 - 16.15h

Aunque empieza fastidiando la cámara en mano y el piano tocado con la puntita del dedo (dos «marcadores» que uno diría incompatibles), la señal de que este es un film de época que ha encontrado su lenguaje es que uno acaba olvidando estos detalles para centrarse en la trama. Más dificil parece aceptar oír a un elenco de británicos, americanos y alguna polaca hablando todos en un inglés con acento «continental»? porque esto ocurre en la campagne francesa, qué digo, esto es un tesoro nacional francés, la novela de Flaubert. Adaptar a la imagen un texto presuntamente realista pero que es toda una lección de lenguaje (verbal) es una empresa heroica que dará para mucha literatura académica pero, de nuevo, puede verse el resultado sin sufrir por ello.

Acabado el capítulo de objeciones, podemos solazarnos con las muchas virtudes que se acumulan a lo largo de dos horas de metraje. Mia Wasikowska (sí, la monjita de «Ida») confirma que ha nacido para sufridora, quizá objetar que es un personaje que desde el principio parece saber cuál ha de ser su destino, pero la -obvia- lectura feminista que puede destilar su periplo de adulterio y chantaje no me parece forzada. Su némesis es un Rhys Ifans sublimemente viscoso y los hombres de su vida demuestran, ciertamente, no estar a la altura de sus fantasías incubadas, a la manera quijanesca, con lecturas compulsivas.

Comentarios