ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Magallanes» (***): El peso de la culpa

Crítica de «Magallanes» (***): El peso de la culpa

Ayacucho, el nombre se repite una y otra vez como una palabra clave, una palabra sucia, es un lugar en donde el ejército peruano combatió con Sendero Luminoso

Día 27/05/2016 - 11.14h

Esta es una historia sobre un episodio específico acaecido en Perú, en Ayacucho, pero, quizá por ser una co-producción con Argentina y Colombia (con una participación española), incita a una reflexión sobre el síndrome de violencia que ha padecido toda Latinoamérica. Ayacucho, el nombre se repite una y otra vez como una palabra clave, una palabra sucia, es un lugar en donde el ejército peruano combatió con Sendero Luminoso, internándose a veces por sendas más bien oscuras.

Por ejemplo, reteniendo como esclava sexual durante un año a una niña india de 13 o 14 años, como hace el coronel que encarna Federico Luppi, ahora misericordiosamente aquejado de amnesia en su vejez. Pero su chófer, un soldado raso que conoce bien la historia (y que también, ay, pilló cacho), se encuentra después de tantos años con la niña, ahora mujer, y algo hace clic en su interior, precipitando una trama de thriller que en ningún momento olvida la indignación moral en aras del espectáculo: la secuencia ejemplar, en términos de narración de género, del pago de un chantaje que protagoniza el chófer no obvia el tormento interior que refleja en todo momento, en su cuerpo cansado, en su actitud pasiva, el chófer que encarna el mexicano Damián Alcazar, sobre quien recae toda la perspectiva, visual y moral, del relato. Y da la casualidad de que Magali Solier es una actriz nacida en Ayacucho: su mirada refleja un sufrimiento que va más allá de lo personal y su explosión final, hablada en un quechua que la película no incurre en la tentación de subtitular, es uno de los mejores climax que hemos visto ultimamente.

Dirección: Salvador del Solar. Con: Damián Alcázar, Magaly Solier

Comentarios