ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Un doctor en la campiña» (***): El médico enseña todo a la colega

Crítica de «Un doctor en la campiña» (***): El médico enseña todo a la colega

Cluzet sigue siendo un cascarrabias de boquilla, aquí se sabe enseguida que tiene un corazón de oro, pero quien acude en su ayuda ahora es una mujer

Día 27/05/2016 - 11.14h

François Cluzet es uno de esos actores con los que uno ha ido envejeciendo muy a gusto como espectador, viendole en películas de Chabrol, de Blier, de Assayas: el cine francés de décadas recientes, si bien nunca como gran icono o mito, sólo como una presencia? archifrancesa, con un lejano parecido con el Dustin Hoffman post-edad del pavo.

Eso cambió con el éxito monstruoso de «Intocable». Gracias al cual Cluzet es tan reconocible que al comenzar a ver esta nueva película suya, y saber que aquí es un veterano médico rural al que diagnostican un tumor que puede ser incurable, estamos esperando ver aparecer a Omar Sy, el actor negro que tan bien le daba la réplica allí.

Pero no, esto es cine francés, aunque comercial, y el elemento franquicia/secuela/reboot se disimula un poco más que en Hollywood: Cluzet sigue siendo un cascarrabias de boquilla, aquí se sabe enseguida que tiene un corazón de oro, pero quien acude en su ayuda ahora es una mujer, una doctora más joven que quiere aprender el oficio de médico de campiña. Su proceso de aprendizaje da lugar a varios momentos de humor, pues el orgulloso médico de Cluzet no deja de incurrir en alguna novatada, y el espectador puede ir entreteniendo diversas hipótesis sobre el momento en el que se quitará la careta de borde y comenzará una liaison con la doctora.

Mérito de la actriz Marianne Denicourt es no dejar que devenga demasiado complaciente un personaje que en el fondo parece estar diseñado como consuelo del aguerrido doctor en la campiña.

Comentarios