ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Acantilado» (**): Absorbidos por la secta

Crítica de «Acantilado» (**): Absorbidos por la secta

La intriga es sencilla y mantiene su interés a pesar de que el guión deja hilos sueltos como para hacer uno de esos tapices con ciervo

Día 02/06/2016 - 16.06h

La novela de Lucía Etxebarría «El contenido del silencio» se adapta a la pantalla con el título, más preciso, más directo, de «El acantilado», como si la directora, Helena Taberna, asumiera ya de entrada que le quitaba de encima al original algo de contenido y algo de silencio.

La esencia más o menos está: una desaparición, una muerte colectiva y en extrañas circunstancias de los miembros de una secta, un personaje que busca a su hermana, la búsqueda, ya puesto, de sí mismo, una mirada adusta a ese mundo de las sectas, sus rituales y ganchos, y una investigación paralela que le permite a la historia irse contando mediante la mezcla de tiempos, personajes y sentimientos, en fogonazos de flashback.

La intriga es sencilla y mantiene su interés a pesar de que el guión deja hilos sueltos como para hacer uno de esos tapices con ciervo; a cambio, funciona muy bien la hermosa fragilidad de Ingrid García Jonsson frente a la atractiva dureza de Juana Acosta, casi los únicos personajes comprensibles en esta película con más peso en su geografía (Canarias) que en su historia.

Comentarios